Los 10 mejores alimentos para prevenir el resfriado

Claro, hay pocas donde somos más propenso a las gripes. Es por ello, que siempre es bueno  y aconsejable, comer paro no caer enfermo.

Como siempre, una agradable infografía, que nos trae algunas sugerencias:

ESQUIZOFRENIA: Desorden psiquiátrico crónico

Hoy se expone los pasos y factores que conllevan a una terminal de este padecimiento recurrente de una enfermedad psiquiátrica:

Esquizofrenia 

¿MANTIENES EL CONTROL DE TU VIDA?

Gran parte de los pensamientos agobiantes, pesimistas o negativos que nos inundan provienen de una permanente y difusa sensación de descontrol e inseguridad vital. Aquí puedes conocer qué es lo que la desencadena y cómo está tu estado de ánimo ahora mismo

Se desconoce la causa exacta de la depresión, pero se sabe que hay algunas variables comunes que pueden desencadenarla.
Los factores psicológicos. Las investigaciones sugieren que las expe­riencias de la infancia determinan la base de la sensibilidad y susceptibilidad a la depresión. Esto significa que la inseguridad sienta los cimientos del pensamiento negativo y distorsionado, y estos patrones mentales inseguros refuerzan la depresión.
2 El estrés ambiental. Pérdidas im­portantes en la vida de alguien como la muerte, el divorcio, la sepa­ración de una relación significativa, el paro o condiciones de vida difíciles como la pobreza, el peligro, la incertidumbre pueden provocar un estrés importante y precipitar la depresión. Hay investigaciones actuales que de­muestran cómo el estrés, ambiental o social, modifica la forma, el tamaño y el número de neuronas del cerebro.
3 El historial familiar. La depresión es entre 1,5 y 3 veces más común entre hermanos, padres y otros parien­tes. Habla de ello sinceramente con tu familia.
4 La enfermedad física. La diabetes, los trastornos de tiroides, el cán­cer, el fallo cardiaco, el Parkinson y las situaciones dolorosas crónicas e incurables, o incluso un simple virus, pueden contribuir al sentimiento de depresión. Si tienes algún malestar fí­sico, es importante que te hagas una exploración médica completa.
5 La medicación, los fármacos y las drogas ilegales. Los efectos secun­darios de la medicación (hipotensores, tranquilizantes, esteroides y codeína), el alcohol otras intoxicaciones por drogas pueden causar depresión. Con­sulta a tu médico.

Para evaluar la depresión, además de tu estado anímico, también hay que tener en cuenta cualquier cambio en tu conducta.
  • La depresión suave puedes experi­mentarla en forma de apatía hacia una actividad que antes te gustaba: "No lo sé explicar, pero ya no tengo ganas de ir a trabajar". Síntomas: humor deprimido, letargo, bajada en la actividad, declive de in­tereses o hobbies, descenso de la es­pontaneidad, indiferencia, depresión ocasional. Puede que el rendimiento se vea un poco limitado, pero se puede llevar una vida normal.
  • La depresión moderada podría provo­car que la persona empezase a faltar al trabajo, a tomar bajas por enfermedad o
    sin razón alguna. Síntomas: ataques de llantos, preocupa­ción, actividad general reducida, fatiga, ansiedad, dificultades sociales, trastor
    nos del apetito, sueño perturbado o excesivo, dificultades para concentrarse y recordar, descenso del interés sexual, susceptibilidad a la enfermedad, poca tolerancia a la frustración y sentimien­tos de desesperanza.
  • La depresión severa hace que sea­mos prácticamente incapaces de llevar una vida normal. Además de no ir al trabajo, tampoco podríamos realizar tareas cotidianas como arreglarnos, relacionarnos con otras personas de manera normal o incluso comer. Es un grave problema tanto emocional como físico. Síntomas: intensificación de todos los síntomas suaves y moderados; la activi­dad es mínima o ha quedado práctica­mente anulada, aparecen pensamientos de suicidio y hay un estado de depre­sión continua.

3 PASOS PARA VENCER EL TEMOR SOCIAL


Considera la complejidad humana

Esta actitud te ayudará a ser más adaptativa y a descubrir valores apreciables en personas que habías desestimado. Es imposible coincidir en todo con alguien; además no sería nada enriquecedor.
Limítate a recoger datos
En los primeros contactos, dedícate a observar. Registra actitudes, opiniones y formas de otros sin emitir juicios. Todos no te caerán igual, pero juzgar por sistema te perjudica. Mejor quedarse en el "en esto coincido y en esto no".
Céntrate en conocer al otro y en mostrarte tú
Es más interesante dedicar tu energímostrarte y conocer a la gente que en emitir juicios priori. Intenta contar a los demás tus aficiones, expresar opiniones y gustos... Escu­cha y haz las preguntas que te interesen.